Andrea Zanon anuncia que el día de la tierra es un buen día para las empresas

Source: Pinterest

Aunque no todos están de acuerdo con la agenda de la sostenibilidad y algunos, como el multimillonario Peter Thiel, creen que el gobierno nos ha impuesto los aspectos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG), voy a argumentar que todos deberíamos adoptarlos, ya que son buenos para nuestras vidas y para los negocios.

Sin embargo, seamos claros, hay defectos y oportunidades en los criterios ESG y, aunque la regulación de los mercados es necesaria, creemos que las fuerzas del mercado y el capitalismo ético deben marcar el camino.

Empecemos por lo básico. El 22 de abril de 2022, unos 200 países de todo el mundo celebrarán el Día de la Tierra, un evento anual para concienciar sobre nuestro medio ambiente y ecosistema global. El Día de la Tierra lo celebran más de mil millones de personas en todo el mundo (la población mundial total es de 7.940 millones). Las actividades del Día de la Tierra de este año se centrarán en “Invertir en nuestro planeta”. La idea de este año es animar a las ciudades, a las empresas y a los ciudadanos a actuar en favor de estilos de vida más sostenibles, a comprar a empresas más ecológicas y a invertir en el bienestar de la Tierra. Quiero dejar claro que nunca ha habido un mejor momento para invertir en sostenibilidad, y el sector privado debería aprovechar cada centímetro de esta oportunidad.

Desde el punto de vista del consumidor, la pro-sostenibilidad se ha convertido en un importante motor de fidelización de los clientes, y los consumidores cada vez examinan más a los proveedores de productos y servicios que garantizan un alto nivel de prácticas en materia de energía, agua y residuos. Esto está cada vez más respaldado por todo tipo de encuestas que muestran que más del 50% de las elecciones de los consumidores se basan en la sostenibilidad y en consideraciones más amplias de los criterios ESG.

Algunos inversores y líderes empresariales sostienen que los criterios ESG son una burbuja y Elon Musk sugiere que las regulaciones impuestas son una locura. Aunque no estamos en desacuerdo con algunas de estas afirmaciones, creemos que estos criterios son un enfoque necesario, sobre todo a corto plazo, pero no deberían centrarse únicamente en el clima, sino abarcar más a fondo los cambios sociales y económicos. Hay que tener en cuenta que estamos en una burbuja y en un entorno politizado también porque llegamos tarde a actuar sobre el riesgo y las vulnerabilidades emergentes del ecosistema.

En cuanto a la inversión, una encuesta reciente del Instituto IBM revela que el 59% de los inversores particulares en 2022 esperan comprar o vender participaciones en función de indicadores de sostenibilidad. La mayoría de los fondos de inversión de EE.UU., Canadá y Europa tienen en cuenta los riesgos climáticos de alguna manera, y estas decisiones no se basan en presiones normativas o preferencias políticas. Parte del atractivo ha sido el mayor rendimiento de los fondos ESG durante la pandemia. No sufrieron tanto como los fondos tradicionales durante la gran volatilidad del mercado causada por la COVID-19, lo que indica su resistencia en tiempos de crisis.

Anticipamos que esta tendencia continuará y algunos analistas prevén que los criterios ESG superarán los 50 billones de dólares en la próxima década. Para Bloomberg, los activos ESG están en camino de superar los 50 billones de dólares en 2025, lo que representa más de un tercio de los 140,5 billones de dólares previstos en el total de activos gestionados a nivel mundial. Nuestra atrevida predicción es que en 2025 el 100% de los activos incorporará algún factor ESG.

Algunas empresas líderes en el sector de la moda, como Inditex (BMEX: ITX, propietaria de Zara), están liderando el camino, y otras, como Lululemon (Nasdaq: Lulu), la empresa de ropa deportiva para practicar yoga, están dando notables pasos para convertirse en una empresa líder en sostenibilidad. Andrea Zanon y muchos otros inversores han comprado acciones de LULU porque creen que superará al mercado y porque su credencial ESG ayudará a la empresa a reducir costes, a ser más transparente sobre sus credenciales en la cadena de suministro y a atraer a consumidores más jóvenes.

En el Día de la Tierra, LULU lanzará un “programa de intercambio” que permitirá a los clientes de Lululemon vender sus prendas usadas para alargar la vida útil de los productos. Esto no sólo aumentará los ingresos de la empresa, sino que también impulsará la fidelización masiva de los clientes.

¿Qué voy a hacer para el Día de la Tierra?

Andrea Zanon ha decidido deshacerse de la mayoría de sus dispositivos electrónicos y adoptar un único dispositivo de RA, ya que esto le permitirá donar la mayoría de sus dispositivos electrónicos a personas que los necesitan más que él. En 2021 se produjeron 60 millones de toneladas de residuos electrónicos, por lo que es un buen lugar para que los individuos y las empresas que celebran el Día de la Tierra empiecen a hacer un cambio. Hoy en día existen empresas como Eco-atm (literalmente lo mismo que un cajero automático) que te permiten cambiar un viejo teléfono inteligente por dinero en efectivo en la caja de los supermercados de Estados Unidos.

*Andrea Zanon, es un experto internacional de ESG que ha asesorado a instituciones financieras internacionales y a más de 20 países y a varios ministros de finanzas en el desarrollo de estrategias de ESG, resiliencia y sostenibilidad.

Sport, ESG, Technology, Impact Investment, Wellness and Empowerment

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Andrea Zanon

Andrea Zanon

Sport, ESG, Technology, Impact Investment, Wellness and Empowerment

More from Medium

The Truth of It — Part II: How can we recognize truth?

Marcos as ‘Messiah’: Nothing can be farther from the truth

Gen Z vs. The World

The Social Dilemma